Australia: el grito de los koalas




En Australia, la industria maderera arranca los eucaliptos de las plantaciones con cosechadoras automáticas. La monstruosa maquinaria se mueve sin descanso por las interminables filas de árboles; cada día caen unos mil. En pocos segundos los árboles, se talan, desraman y apilan.
Una y otra vez, los koalas son víctimas de estas máquinas. Como su hábitat que son los bosques australianos se reduce rápidamente, muchos koalas viven como aprisionados en las plantaciones de eucaliptos. Al ser animales lentos, no pueden huir y quedan aferrados a los árboles.
Los trabajadores madereros alarmaron a la televisión australiana. No quieren permanecer pasivos viendo cómo los koalas siguen muriendo de manera tan dramática e injusta.
¿Con qué frecuencia sucede? Pregunta el reportero al trabajador de la plantación. “Diariamente. Uno cada dos horas, o uno por día. Los animales heridos quedan aquí”, contesta el hombre. A menudo se quedan tirados hasta que mueren.
“Los animales tienen miembros rotos, heridas abiertas, la columna partida, brazos amputados”, explica la cuidadora de animales salvajes Tracy Wilson. En estaciones de acogida se reciben y se curan y cuidan algunos de los koalas. Los llamados casi nunca llegan de las plantaciones. No quieren quedar en relación con las imágenes de los koalas heridos y muertos.
Se amparan en la certificación FSC (Forest Stewardship Council). Desde 2006, estas plantaciones cuentan con el certificado de “manejo forestal responsable”. La muerte de animales de esta especie protegida no tiene importancia para los dueños de estos negocios millonarios, explica el reportero.


Accedé a la campaña
.

0 comentarios:

Sobre Nosotros

Seguir por E-Mail

Temas

Blog Archive