¡Traficantes de madera tropical ilegal a la cárcel!



A fines de abril en el puerto de Amberes: cientos de metros cúbicos de madera tropical importada de África se descargan del buque MV Chopin. Proceden de los bosques de la RD Congo. Y por lo menos parte de las maderas nobles, 200 m3 de madera de wenge (o wengué), son de origen aparentemente ilegal.
Lo confirman investigaciones de Greenpeace. La empresa maderera Bakri Bois Corporation (BBC) ha talado la selva. Y el envío de esta madera a Europa contraviene el Reglamento Europeo de la Madera EUTR que prohíbe las importaciones de madera ilegal a Europa.
En vigor desde marzo 2013, EUTR sido minimizado por el lobby europeo de madera tropical y existe sólo en el papel. Ni un solo tablón de madera se ha confiscado desde entonces en la UE. Es asombroso, ya que la UE abarca más de un tercio del comercio mundial de madera, y la madera tropical procede en un 90 por ciento de fuentes ilegales, según datos de Interpol.
Las autoridades competentes no llevan a cabo controles exhaustivos, los inspectores ignoraron incluso las pruebas concretas sobre el envío de madera ilegal desde Congo. Greenpeace siguió el camino que recorrió ese cargamento hasta Alemania, a través de Suiza y la República Checa.
En agosto de este año, una parte de la madera aterrizó en un aserradero en Alemania. Ese país ha regulado la legislación europea mediante la ley de Seguridad de Comercio de la Madera. Sin embargo, los posibles castigos se reducen a una simple 'falta' en lugar estar considerados como lo que son: un crimen. Otros países de la UE -como por ejemplo España- están mucho más retrasados en la adopción de la ley europea y su aplicación.
Exijamos a los gobiernos de la Unión Europea que detengan las importaciones ilegales de madera tropical y que realicen controles efectivos.


Accedé a la campaña
.

0 comentarios:

Sobre Nosotros

Seguir por E-Mail

Temas

Blog Archive