Bosques para electricidad: una mala idea



La mitad de la madera para la central energética Provence-4 en Gardanne cerca de Marsella, provendría del sur de Francia. Para ello, se talarán bosques en la región con la consecuente amenaza para la biodiversidad de las regiones de Alpes de Haute-Provence y Cevenas, designadas "zonas prioritarias de abastecimiento". El resto de los árboles habrán de caer en bosques de Canadá y los Estados Unidos.
La madera no es un combustible "verde": por unidad de energía, al quemar madera se libera más carbono a la atmósfera que al quemar carbón.
E.on debe retirar la central de carbón de la red el 1 de enero de 2016 por mandato europeo. Pero tras su conversión, quemará mayor cantidad de carbón en la mezcla con madera del que ha estado quemando en los últimos años, de baja producción de energía eléctrica.
Jugosas subvenciones para 20 años
Según la ley francesa, una central tan grande e ineficiente no tendría que haber sido autorizada jamás. E.on sin embargo obtuvo el permiso de manera excepcional, lo que le podría generar a la empresa subvenciones durante 20 años de 1,4 mil millones de euros. Se contradicen así normas, según las cuales una central de biomasa debe funcionar de manera “eficiente” para recibir subvenciones.
En Gardanne se ha formado una gran coalición de ambientalistas, ciudadanas y ciudadanos y autoridades locales en contra de E.on. De manera conjunta se oponen a la destrucción de los bosques y a favor de la salud de los habitantes de la región.
Por favor, firma la petición a E.on y al gobierno francés.


Accedé a la campaña
.

0 comentarios:

Sobre Nosotros

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Blog Archive