La Guayana francesa en peligro por la minería

La naturaleza de la Guayana vale más que el oro

En medio de la selva de la Guayana francesa se encuentra el pequeño pueblo Saül. Es el punto de partida para los pocos visitantes y científicos que llegan hasta esta aún intacta selva sudamericana. Estos visitantes constituyen el pilar económico de la población local. No hay conexión carretera.
El Parque Nacional Amazónico fundado en 2007 tiene 33.900 kilómetros cuadrados y alberga una inmensa biodiversidad: junto a los jaguares, pumas y tapires viven 718 especies de aves, 480 de peces de agua dulce, 261 de reptiles y anfibios, así como 186 de mamíferos y más de 1200 de árboles, 85 de palmeras y cientos de orquídeas. La lista es interminable y a menudo se suman nuevas especies.
„El futuro de Saül depende del encanto incomparable que la riqueza de la naturaleza ejerce sobre nuestros visitantes, sean amantes de la naturaleza o científicos“, declaraba el director del Parque Nacional, Frédéric Mortier, ya en 2009. Ya desde entonces, y aún firme en su posición, la dirección del parque rechaza la solicitud de la empresa minera REXMA en el río Limonade.
Pero el 26 de octubre de 2012, el ministro de Industria Arnaud Montebourg autorizó la extracción de oro desde la lejana París. La Guayana francesa es parte integrante de Francia desde 1946 y también pertenece a la Unión Europea. La llamada concesión Limonade autoriza a la minera a excavar 10 km² y sedimentos del río utilizando químicos altamente venenosos como cianuro y mercurio que contaminan el medio ambiente para siempre.

0 comentarios:

Sobre Nosotros

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Blog Archive