¡No quemen la selva en el tanque de los automóviles!



La empresa energética ENI, en parte en manos del estado italiano, ha desarrollado un nuevo combustible para el mercado que contiene un 85 % de combustible fósil y un 15% de aceite de palma.
El aceite vegetal tropical procede de Indonesia y Malasia. En estos países, la industria del aceite de palma es una de las principales causas de la destrucción de las selvas tropicales. La demanda creciente de aceite de palma impulsa la expansión de las plantaciones cada vez más.
La demanda de biodiésel de la Unión Europea requiere utilizar 2,1 millones de hectáreas de tierras del sudeste de Asia, la mitad de esta superficie serán selvas tropicales y turberas. El biodiésel de aceite de palma produce tres veces más emisiones dañinas para el clima que el diesel de petróleo, dice un estudio encargado por la Comisión Europea.
Desde mediados de enero, ENI vende el combustible que ha desarrollado en 3.500 gasolineras de la empresa en Italia y en más gasolineras de otros países europeos.
Por favor, pida al gobierno italiano y a ENI detener la producción de biocombustible de aceite de palma.


Accedé a la campaña
.

0 comentarios:

Sobre Nosotros

Seguir por E-Mail

Temas

Blog Archive